El eterno retorno a la aspersión con glifosato